Una tarde perfecta en Talca

Pocos son los partidos oficiales en los que Curicó Unido ha festejado victorias visitando a Rangers. De hecho hoy, 12 de agosto, se cumplen 5 años del último triunfo del Albirró en un partido oficial ante los piducanos en Talca, el segundo en toda la historia del club por juegos en el profesionalismo. Fue en 2015, con Luis Marcoleta en el banco, y un marcador 2-1 a favor.

El duelo tuvo variados condimentos que califican al cotejo como inolvidable para los curicanos. Por ejemplo, en la Banda Diagonal hubo presencia de dos gemelos canteranos jugando al mismo tiempo: Luis Felipe y Diego Díaz. Los laterales cumplieron una aceptable actuación defendiendo al Curi esa tarde de miércoles, pero con el paso de los meses se verían afectados por un confuso incidente con el otrora técnico curicano antes mencionado, y no continuarían. Hoy están en Deportes Recoleta.

Otro hecho que no se olvida es que con este triunfazo de los albirrojos en el recinto ubicado a pocos pasos del Balneario Río Claro, es el haber eliminado al equipo de más al sur de aquella edición de la Copa Chile. A los talquinos les bastaba un empate para avanzar, pero los abrazos curicanos permitieron que fuera O’Higgins el que avanzara a la siguiente ronda desde el grupo 6 después de la Universidad de Chile.

Por otro lado, fue el debut de Yashir Islame Pinto vistiendo el manto sagrado. Y qué forma de hacerlo, pues el ex goleador de la Banda marcó el empate transitorio a los 20′, 7 minutos después de la apertura de la cuenta del equipo con más descensos en la historia del fútbol chileno, obra de Mariano Berriex.

Finalmente, el condimento más sabroso fue el golazo anotado por Juan Silva. El volante formado en Santiago Wanderers envió a los 49′ un tremendo misil de tiro libre que se coló entre las redes ranguerinas para decretar el 2 a 1 definitivo. Silva, años antes había sido jugador de Rangers, y debido a problemas extrafutbolísticos, no continuó en la tienda rojo y negra. De hecho, los hinchas de ese club no lo recuerdan de la mejor forma, por lo que aquel gol significó tapar muchas bocas y decretar una celebración de los pocos curicanos presentes allí, ese 12 de agosto de 2015.

Comparte