Sin pena ni gloria: Jugadores que no rindieron como se esperaba

¿Malos negocios o malas decisiones? Como ustedes prefieran llamarle. Lo cierto es que desde el regreso al profesionalismo, por Curicó Unido han pasado diferentes jugadores que no han aportado como se les esperaba. Talento no les faltaba, capacidad con la pelotita tampoco, pero por sus altas expectativas generadas al inicio, se convirtieron en el blanco de críticas de hinchas. Pensemos en algunos.

Eder Godoy

Con la llegada de Curicó Unido a Primera División en 2009, el paraguayo Eder Ricardo Godoy fue una de las cartas del equipo de Luis Marcoleta para afrontar la histórica primera temporada en la máxima categoría. Delantero nacido el 7 de enero de 1980 que llegó desde el Nacional guaraní, y que en el Albirró no dio en el ancho. De hecho, solo 4 citaciones en el torneo oficial, 141 minutos disputados, y bueno… 0 goles. Posteriormente se fue al 3 de febrero de su país natal.

Felipe Reynero

Muy diferente ha sido el rendimiento de Felipe Reynero en la mayoría de sus clubes, en comparación a su paso por Curicó Unido en 2018. El delantero llegó cuando Lucho Marcoleta era entrenador albirrojo, y provenía desde el Atlante de México. Previo a su partida a tierras mexicanas, el ariete tuvo un aceptable rendimiento en Iquique, sin embargo en el conjunto curicano no impuso su talento ni mucho menos sus goles. 0 tantos en 9 partidos jugados, y solo 445 minutos. Desde el año pasado es crack en Cobresal, marcando goles claves que lo tienen como una de sus figuras. Este 2020, lleva 3 goles en 8 partidos. Buee…

Sergio Valenti

También hablando del 2009, el delantero Sergio Damián Valenti llegó al equipo de Don Luis para reforzar el ataque del recién ascendido a la máxima división. Sin embargo, su cartel que tenía pasos por clubes como Gimnasia y Esgrima de La Plata, Talleres de Córdoba, o Defensor Sporting no le permitió demostrar su talento en la Banda Diagonal esa temporada. 11 partidos disputados, y solo 1 gol, en este caso en el 3 a 0 sobre Ñublense. Opacos 575 minutos. De hecho, algunos aficionados lo bautizaron como «Malenti». Dicen que actualmente está en el Abano Calcio de la serie D de Italia.

Ricardo Parada

«Pescadito» Parada llegaba a Curicó Unido en la segunda mitad de 2009 con un pasado que llamaba la atención. Primero, en 2004, fue parte del plantel de Ñublense que le ganó al Albirró para así ascender a la Primera B de nuestro fútbol. Meses después, ya en 2005, estuvo en el Campeonato Sudamericano sub 20 y en el Mundial de dicha categoría. De hecho, en este último tuvo ampla participación anotando un doblete en el 7-0 sobre Honduras. Y eso no sería todo, puesto que en 2008 gana experiencia en el Lobos de la BUAP de México, previo a su regreso a Chile.

Tras un paso frustrado por Provincial Osorno -donde desciende a Primera B- refuerza el ataque del Curi buscando mantener la categoría. Pero aquello no lo lograría. Solo 121 minutos en 5 partidos. Ningún gol. Hay que decir, eso sí, que gran parte del torneo estuvo lesionado.

Sebastián Malandra

El aporte del Seba Malandra al equipo en 2011 no fue el mejor. El mediocampista argentino venía de Ñublense, posterior a un paso por Olimpo, y en Curicó fue blanco de críticas por su falta de gol y «pocos huevos» puestos al momento de vestir el manto sagrado. Solo 1 gol, en una victoria 3-0 frente a Coquimbo Unido en San Fernando, y 340 minutos en 10 partidos jugados. Sin pena ni gloria. Actualmente está en el Arbus Calcio de la serie D de Italia, según la -a veces- incierta Wikipedia.

Renzo Yáñez

Por nombres, los clubes en los que militó Renzo Yáñez antes de llegar a Curicó Unido indicaban que tenía vasta experiencia en el fútbol nacional. Campeón en más de alguna ocasión con la U. de Chile y una clasificación a la Liguilla Pre-Sudamericana con la U. de Concepción estaban en su palmarés previo a su arribo al Albirrojo en 2012. Fue el Lulo Socías quien lo traería a esa campaña donde pocos destacaron, y lamentablemente Yáñez no fue uno de ellos.

1 gol en la victoria 2-1 ante Unión Temuco en 9 partidos disputados. 401 minutos y un apodo que -por respeto a él- preferiríamos no recordar. Actualmente es parte del cuerpo técnico de Deportes Santa Cruz.

Luis Gonzalo Bustamante

El rendimiento del Busta en Deportes Iquique no fue malo. De hecho, el ahora ex técnico de Curicó Unido, Jaime Vera, lo trajo desde los Dragones Celestes para reforzar el mediocampo de la Albirroja en 2019. Muchas expectativas sobre el ex volante iquiqueño por su tremenda performance en diferentes partidos con los nortinos, nos dejaron con ganas de verlo destacar. Sin embargo, no pudo demostrar lo talentoso que era.

Lesiones lo tuvieron alejado de la cancha y con pocas citaciones. Solo se le recuerda un partido en el que rozó la perfección, en el triunfo copero sobre Ñublense en Chillán por 1 a 0, donde marcó un golazo. Pero fuera de eso, solo 463 minutos en 9 juegos por el torneo nacional.

Néstor Fabián Espínola

El Espínola que llegó al Curi fue sólo la cáscara del que se creía sería, y no cumplió. Actualmente tiene 34 años, pero en la temporada 14/15 tuvo un paso fugaz por Curicó Unido. Pocos lo recuerdan, ya que tuvo pocas citaciones en ese año marcado por la soberbia de Germán Corengia al mando del banco técnico de la Albirroja, quien lo trajo desde Gimnasia de Jujuy.

En Chile se le conocía solo por un paso por Cobresal, pero había sido crack en Argentina. Una vasta trayectoria lo tuvo también en clubes como Atlético Tucumán y Patronato, por lo que era una de las promesas de ese Curi. Sin embargo, nada de eso se tradujo en el campo de juego. 3 partidos jugados, y solo 142 minutos en… 1 año. Ah, en Copa Chile estuvo 59’en la derrota 1-2 ante Ñublense, donde a propósito acompañó a Martín Cortés en su regreso al Curi en mediocampo. Dato a parte sería que el capi marcaría un golazo a los chillanejos. Pero eso es harina de otro costal.

José Quiroga

Previo al paso de Mauro Quiroga por Curicó Unido, hubo otro jugador con ese apellido. Lamentablemente para todos, no brilló tanto como el hoy centrodelantero del Necaxa mexicano, y ni siquiera su simpático apodo «Pepegol» le permitió destrozar redes como se le esperaba en su inicio. Pablo Abraham lo traería en 2013 para acompañar a Diego Churin en delantera, pero no sería ni la sombra de lo demostrado por el 9 de Arroyo Dulce con tan solo ¡¡¡43 minutos jugados!!! en 4 partidos de la Primera B. Demás está decir que no marcó ningún gol.

Te dejamos un regalito, una entrevista que dio a Curicó Unido en el Corazón en su llegada.

Juan Pablo Úbeda

Años antes de que JP Úbeda se convirtiera en piloto de carreras de competición de turismo, tuvo un paso olvidable por la banda diagonal roja al pecho. Llegó en 2010 al equipo comandado por Luis Marcoleta buscando su revancha, previo a un recorrido que lo llevó a clubes como Colo Colo, Unión Española, la U. Católica, además de equipos de España, Italia y México. La Sampdoria incluso puso sus ojos en él con solo 17 años de edad.

Es recordado por sus celebraciones con una máscara del hombre araña, por lo que fue apodado como el «Spiderman del gol». Pero no tuvimos mucho el gusto de verlo celebrar con la Albirroja y ese antifaz. Marcó 2 goles en 8 partidos, curiosamente solo ante equipos del norte: Arica e Iquique. 431 minutos y un paso para el olvido.

Dentro de las actividades que hizo posterior a su retiro en el Curi está una participación en el reality «Mundos Opuestos», un noviazgo con la modelo y figura de televisión Valentina Roth, y un paso por el programa «Salta si puedes», de CHV.

Comparte