Nicolás Medina: «Da gusto ver cómo ha crecido Curicó Unido»

Uno de los jugadores que más destacó en 2012 vistiendo la camiseta de Curicó Unido fue Nicolás Medina. El centrodelantero fue el máximo goleador en ese año, marcando goles claves e inolvidables frente a rivales como Ñublense o el desaparecido Unión Temuco. Para recordar sus vivencias con el manto sagrado, conversó con el Live de Curicó Albirrojo en Instagram, donde gentilmente repasó diferentes momentos que seguramente quedarán marcados en su carrera.

En primer lugar, recordó cómo se dio su decisión de venir a inicios de 2012 al Curi, cuando el entrenador recién llegado tras la salida de Eduardo Cortázar fue Jorge «Lulo» Socías. Según sus palabras, la presencia del ex entrenador fue una de las razones más importantes por las que aceptó el desafío. «Al Profe (Socías) lo conocía. Él fue entrenador mío en la U, marqué goles, fue importante. Él te decía en la cara si andabas bien o mal, era capaz de generar un buen ambiente. Fue clave en esa decisión».

Otro de los factores que no le convencían por completo, era el hecho de que el Albirró estuviera en la Primera B. Sin embargo, admite que con el paso de los meses no se arrepintió de haber aceptado, porque lo disfrutó un montón. «Cuando se iba a abrir el período de fichajes, Mauricio Castro -mi representante- me contactó. Me costó tomar la decisión, porque era en la B. Pero para mí fue una buena decisión. El grupo era bueno, se veía que podíamos hacer algo grande, y decidí ir a Curicó. A pesar de que fue un año difícil para nosotros, lo disfruté un montón».

Al hablar de la gente de la ciudad y que sigue al club, el «Nico» la recuerda con cariño gracias a lo grata que le hicieron su estadía en la ciudad y obviamente portando la franja diagonal. «Me llevé gratas sorpresas. El 2012 lo pasé muy bien en Curicó. Me acostumbré a no estar en ciudades capitales. Allá tenías todo cerca, la gente súper amable, la hinchada no era gente que te faltara el respeto. La gente te decía las cosas muy bien en la calle». De hecho, Medina recuerda la presencia de un cartero que era hincha del equipo que también le ayudó bastante en una ciudad que -en un principio- era nueva para el goleador. «Había un cartero, pasaba a mi casa, y conversábamos mucho. Estaba súper agradecido de él. Cuando me fui de Curicó, dejé la casa sola 1 mes. Y cuando volví a buscar mis cosas, él estaba ahí. Qué coincidencia, ese compadre había venido todos los días».

EL DILEMA DE ESTAR PELEANDO POR LA PERMANENCIA

Todos sabemos que el año 2012 fue difícil para Curicó Unido. En lo económico, en lo deportivo, en lo dirigencial, y claramente eso lo sintió Nicolás Medina. Más encima, sufrió lesiones que lo dejaron fuera de partidos claves, como aquel recordado triunfo frente a San Luis de Quillota en la última fecha. «Estaba dentro de los goleadores, al principio dentro de los 4 goleadores del torneo, pero los resultados no se nos daban. Después hubo un cambio en el cuerpo técnico, íbamos quintos, y de ahí tuvimos un bajón súper grande», añade el ariete.

«Nos metimos abajo, era difícil, incluso tuve ofertas para salir e ir a Primera. Finalmente la gente del directorio hizo el esfuerzo para que yo siguiera. Pero me encantó, fue relindo ese año. Lo sufrimos, pero el grupo se hizo fuerte», recuerda el ex Huesca.

En septiembre de 2012, el 9 comandó una victoria ante Unión Temuco en el Germán Becker que le permitió al equipo tomar un respiro y soñar con la permanencia en la B. Allí, de hecho, el formado en la U. de Chile anotó un doblete. «Recuerdo la sensación de ese día. Fueron semanas difíciles, e ir a jugar a Temuco no era fácil. Hubo partidos que hicimos buenos partidos, y antes de ir a jugar contra Unión perdimos con el Shago. Tuvimos esas dudas, esa incertidumbre de que todo puede pasar. Pero ese partido era una guerra, había que ganarlo como sea. Y en los 2 goles los celebré con todo. Me saqué la camiseta, y en el camarín fue soltar toda esa tensión de la semana, y en vez de soltar, gritar, nos pusimos a llorar. Pero cuando estás ahí, estás comprometido. Además Curicó es un equipo que tiene una linda historia e hinchada».

Al final, sobre cómo fue el festejo y la sensación de dejar a la institución en la misma división, añadió que «Celebramos de una manera increíble. Como ser campeones de mundo. Era el desahogo total, mantener al club en Primera, lo celebramos un montón, de hecho el Pato Ormazábal usaba siempre un pantalón de buzo feísimo, era su regalón. Y en la celebración, se lo quemamos. Era festejo total».

SUS GOLES EN CLÁSICOS Y SU PRÉSTAMO A RANGERS

Como se mencionaba anteriormente, Nicolás Medina marcó goles a Ñublense en el Estadio Nelson Oyarzún Arenas. Uno en una victoria 1 – 0 y otro en un empate 1 a 1 ese mismo año, pero en la primera rueda. «Los clásicos con Ñublense fueron súper especiales. Sobre todo mi segundo gol, por la hinchada Marginales y por toda la gente de Curicó que estaba en el arco sur», comentó.

En 2016, tras su segundo período en el club, no tuvo la continuidad que él quería y fue enviado a préstamo a Rangers. Allá, tras una lesión, tampoco suma minutos, algo que al recordar le hace reflexionar que no hubiese gritado un gol frente a Curicó Unido. «No hubiese celebrado un gol ante Curicó estando en Rangers. Fui a préstamo allá, se dieron las condiciones para tener decir que ‘sí’, fue un paso rápido y si me hubiese tocado jugar y anotar, no lo celebraba».

SUS DESEOS

Tras la partida de Medina a fines de 2012 desde Curicó para fichar en Naval de Talcahuano, quien usó la camiseta 9 fue el argentino Diego Churín. El actual Cerro Porteño fue el goleador del equipo en el Transición 2013, período en el que -según Nicolás- le hubiese encantado compartir camarín y delantera con el trasandino. «Me hubiese gustado un montón jugar con Diego Churin arriba. Cuando él llegó, yo me había ido. Me hubiese gustado jugar con él. Estuvo la posibilidad cierta de haber jugado. Antes del partido con San Luis me rompí el menisco, y tras eso la gente de Curicó dijo que no contaban conmigo. Y ahí llega él, pelean la final del ascenso, y hubiese sido súper lindo».

Finalmente, el goleador de Chile sub 20 en Canadá 2007 también entrega sus sentimientos al ver a Curicó Unido tan arriba en la tabla de posiciones. «Da gusto ver lo que ha crecido el club. Desde que estuve allí a ahora han pasado 8 años. El club ha tenido sus objetivos siempre altos, y eso va dando resultados positivos también. La campaña, a pesar del parón, ojalá puedan seguir así».

«Disfruten si están primeros, segundos, o incluso séptimos. Hay que disfrutar que el Curi esté en Primera, porque es un privilegio. Es importante recordar de dónde se viene, y disfrutar de lo que está pasando», dijo.

Comparte