Martín por siempre: capitán, campeón, referente, e histórico

Martín por siempre: capitán, campeón, referente, e histórico

6 años desde el inicio de su segundo paso le bastaron a Martín Cortés para entrar en la historia grande de Curicó Unido. El «Enano», como se le conocía popularmente cuando llegó, ganó, celebró, marcó, y logró un respeto indiscutible del hincha curicano. Se va por la puerta grande, aunque su partida podría haber sido mejor.

«Tincho», como le decían sus compañeros de equipo, disputó 243 partidos en total con la camiseta del Albirró. Es el futbolista que más encuentros ha jugado con el manto sagrado, y representó al Curi en Primera B, Copa Chile, y Primera División.

Sus inicios como albirrojo

En 2011, regresó a Chile tras un breve paso por el Paisandú de Brasil. Meses antes había estado en Ñublense, donde había sido uno de los más destacados, pero fue entre 2011 y 2012 cuando vistió la Franja Diagonal Roja por primera vez. La verdad no llamó mucho la atención en aquel ciclo, y tras dos temporadas en las que el club peleó por no descender a la Segunda División Profesional, partió y jugó en Andes Talleres de Argentina y el Deportes Copiapó chileno. Su posición en el campo de juego era de 10, en esos tiempos, y vestía la 14.

Martín Cortés en 2012, en un partido ante Unión Temuco por la Primera B. (Foto: Juan Gonzalo Guerrero)

Su vuelta de la mano de Germán Corengia

En 2014 volvió a Curicó cuando el argentino antes mencionado era deté de la Banda Sangre. Supo convertirse en un hombre de goles importantes desde que volvió. Por ejemplo, qué mejor forma que hacerlo en un clásico frente al Ñuble, y más encima con un golazo por la Copa Chile de aquel año. Meses más tarde, un golazo de ‘media tijera’ lo celebraríamos todos en el 3-2 ante Rangers, en otro duelo importante para el hincha curicano en sus últimos años en la Primera B. Luego se mantendría y se ganaría la capitanía del equipo en 2015 con la llegada de Luis Marcoleta.

La capitanía y la vuelta olímpica en El Salvador

En la temporada 15/16 representaría al forofo tortero como el capitán del cuadro de Don Luis en cada uno de sus partidos. Fue uno de los más regulares y desde ahí que continúa manteniéndose entre los que más minutos disputaban con la blanca y roja en el equipo, siendo figura en duelos claves como el doble 6-0 ante Deportes Concepción y Ñublense, pero sufriendo como todos la dura eliminación frente a Iberia por las semifinales de la liguilla de ese año.

Martín Cortés, levantando una copa amistosa tras triunfo sobre Universidad Católica en 2017. (Foto: Gonzalo Basualto / Curicó Albirrojo)

Pero un año después tendría(mos) la revancha, y tal como sucede siempre en la historia del nacido en Curicó, se tuvo que remar el doble para lograr la meta. Otro gol clave y recordado fue en el 2-0 a Arica la noche que se cortó la luz en La (media) Granja, cuando la Tribuna Andes comenzaba a construirse. Además, junto a otros referentes como Franco Bechtholdt o Luis Santelices, levantaría la copa en El Cobre de El Salvador el 9 de abril de 2017. Ya estaba en las páginas doradas del club al lograr el segundo ascenso a Primera en su historia.

Martín Cortés levantando la copa de campeón de Primera B en 2017. (Foto: Miguel Ángel Cancino / Curicó Albirrojo)

Consagrado e histórico

En Primera continuó destacando. En 2017, 2018, y 2019, fue de los más regulares de Curicó Unido, siempre encabezando el top de minutos jugados. Con sus gambetas y pases exquisitos eludía rivales, y se notaba que cuando él no tenía su mejor día en cancha, todo el equipo no andaba bien. En 2020 alcanzó la marca de 234 partidos disputados, consagrándose como el futbolista con más partidos en la historia de la institución, en la cual finalmente sumó 243. Impensado.

A fines de 2020, e inicios de 2021, lamentablemente su nivel comenzó a bajar. Martín Palermo sorprendió a todos al no ponerlo de titular en los últimos duelos de la temporada, y al ingresar se notaba que ya no era el mismo. De hecho, en los cotejos ante la U. de Chile y La Calera por la penúltima y última jornada, respectivamente, ni siquiera sumó minutos. Seguramente era un presagio de que la relación entre el blanco y rojo y Martín llegaba a un final.

Martín Cortés en 2020. (Foto: Jorge Brito)

Una crónica de una partida anunciada, pero que deja a Martín en las páginas doradas del Club Deportes Provincial Curicó Unido. Podrán decir lo que quieran sobre la personalidad de Cortés dal interior del camarín o fuera de la cancha, pero dentro de ella respondió la mayor parte de las veces, y eso se agradece. Cumplió, fue un cerebro con la 17 en la espalda, y recibió ovaciones por doquier de parte del seguidor del Curi Curi. ¡Hasta siempre, Martín Miguel!

Comparte