Gary Tello: “No solo echo de menos La Granja, también extraño a Marginales”

El delantero que actualmente viste la camiseta de Deportes Antofagasta dialogó este martes, a través de Instagram Live con CuricoAlbirrojo, sobre cómo lleva la cuarentena, los recuerdos que tiene de Curicó Unido, su hinchada, y además explicó por qué alguna vez le gritaron en pleno minuto de silencio en el Estadio Santa Laura que pagara “10 mil pesos” que debía en el extinto Night Club “Bam Bam”.

El futbolista Gary Tello vistió la banda sangre durante la temporada 20016 y 2017, año en el que nuestra institución consiguió el Campeonato de la Primera División B, y ascenso al fútbol de honor, en un partido decisivo jugado en el campamento minero de El Salvador, donde empató sin goles con el cuadro de Copiapó.

El otrora jugador Albirrojo recordó con emoción su paso por el club, haciendo hincapié en el cariño que aún conserva por la ciudad y la hinchada “Marginales”.

“Me gustaría volver algún día a Curicó Unido, no solamente echo de menos La Granja, también a Marginales, que siempre apoya, y que aún me reconoce la labor que realicé junto con el resto del plantel, para conseguir ese campeonato”, dijo el delantero, agregando que “siempre me pongo a pelear con otros compañeros que no les gusta el Curi o estamos viendo un partido, y les comento que se fijen en la capacidad que tiene la hinchada para alentar los 90 minutos, independiente si el equipo está ganando o perdiendo”.

En sus palabras, Tello también reconoció que el mejor desempeño en su carrera como futbolista profesional lo ha tenido precisamente en la temporada 2017, cuando vistió la banda sangre.

¿Hay deuda en el Bambam?
En la conversación dada a nuestro sitio, el ex jugador del plantel tortero se refirió al grito que recibió por parte de un hincha curicano quien dijo a Gary que pagara “10 mil pesos” que debía cuando alguna vez fue al desaparecido Nigth Club “Bam Bam”, grito que no pasó desapercibido ya que fue expresado en la cancha del Santa Laura en pleno minuto de silencio.

“Yo ya no estaba jugando en Curicó y ese local quedaba cerca de donde vivía en ese entonces. Una chica de ahí me contactó y me dijo por qué no pasaba a despedirme, fui pero no me quedé ahí más allá de media hora, y me vine, nada más. Sin embargo, no sé como un hincha me vio en el lugar, y después cuando jugaba por Unión Española sacó a colación el episodio que casi todos vieron en directo a través de la señal de televisión”, relató Tello, aclarando que la amiga era solo la cajera del lugar, callando todo tipo de rumores.

Comparte