El carrerón de Carlitos Guajardo que hoy cumple 8 años

El 4 de noviembre de 2012 se cerró la temporada de ese año para Curicó Unido. Los dirigidos por Pablo Abraham, en una cancha de La Granja llena solo en su sector oriente por un castigo aplicado a la antigua galería, festejaron un 1-0 ante San Luis de Quillota por la última fecha del Campeonato de Primera B.

Muy importante sería ese resultado para el cuadro curicano, ya que el triunfo le permitiría mantenerse en la categoría después de una temporada nefasta. Un año difícil, con problemas económicos, un abogado que jugaba a ser presidente del club y que rara vez se veía en el estadio, 4 técnicos diferentes, polémicas dentro y fuera de la cancha, y un grupo de jugadores que ponía más corazón que buen juego.

Pero para sacar la tarea adelante, el técnico argentino le dio la oportunidad a un grupo de juveniles nacidos en la cantera del Curi. Nombres que ya conocemos como Franco Bechtholdt o Christopher Díaz, y otros que con el paso del tiempo se les perdió el rastro como Maximiliano González, Francisco Allende, o él: Carlitos Guajardo.

Un joven proveniente de Los Niches y que esa tarde debutaba en reemplazo del experimentado Patricio Ormazábal. «¡Qué hace, quiere meter a un juvenil!», se escuchaba desde las tribunas del recinto ante la decisión arriesgada de Abraham de poner a Guajardo en cancha. Más encima reemplazando a Ormazábal, mediocampista con pasado en selección chilena, Universidad Católica, y en el extranjero.

Sin embargo, la presencia del joven delantero en cancha encaminaría al Curi a la permanencia. A los 66′, un saque largo del querido Luis Santelices fue tomado por Carlos a un costado de la galería. A punta de gambetas, se acercaría al arco de Fernando de Paul dejando a 3 hombres en el suelo y dando el pase gol más festejado en los últimos años a Osmán Huerta. Este último, en esa ocasión, solo le bastaría empujar el balón y a celebrar. Pero seguramente todos los créditos se los llevaría Guajardo, ante las 6.000 personas presentes.

Fue la última vez en la que se coqueteó con la Segunda División Profesional. El Curi era último en la fecha final, y gracias a este triunfo y el empate 0 a 0 de Deportes Puerto Montt con Magallanes, el 2013 lo comenzaría en Primera B y los del sur en la recientemente creada categoría antes mencionada. Para el recuerdo, la gesta de un grupo de jugadores que llevó a cabo una campaña irregular, y de un hincha y miembro de Marginales que aportó con su granito de arena para salvar al club de caer a los potreros una vez más.

Comparte