El 3-0 ante Unión Temuco que nos encaminó hacia la permanencia

El 29 de septiembre de 2012 es recordado por haber tenido a uno de los tantos partidos bisagra en la historia de Curicó Unido. Esa tarde, en el Estadio Germán Becker, el equipo adiestrado técnicamente por Pablo Abraham venció por 3 a 0 a Unión Temuco, equipo ya desaparecido pero que por esos años militaba en la Primera B nacional, y que tiempo después se fusionaría por el actual Deportes Temuco.

En el recinto de la capital de La Araucanía la Albirroja festejaba. Y lo hacía de forma sólida, volviendo a los triunfos en un año difícil. Claro, hasta la última fecha se peleó por mantener la categoría y no descender a la nefasta Segunda División Profesional ante escuadras como Santiago Morning o Deportes Puerto Montt. Es por esto que los abrazos en la novena región valieron por mil.

Fue una victoria holgada con un doblete de Nicolás Medina y un tanto de Osmán Huerta, dos delanteros que ese 2012 destacaron a pesar de los pocos triunfos que hubo. Medina, de hecho, fue el máximo goleador con 8 tantos, y hasta el día de hoy sigue siendo respetado y querido por la afición. Su celebración tras el primer tanto fue con mucha algarabía producto de que venía saliendo de una lesión que lo aquejó gran parte del año. Incluso se recuerda que se sacó la camiseta y salió a gritar el primero de esos dos goles con sus compañeros.

Otro de los puntos a destacar de esa fría tarde ante Unión fue el debut de Franco Bechtholdt. En ese tiempo como mediocampista de corte, el técnico argentino lo hizo ingresar ¡¡¡de titular!!!, y lo hizo de gran manera. Incluso dio una asistencia y fue pieza clave en el andar del Curi por las huestes rojas. Quién lo diría. Hoy, 8 años después, el hijo de Carlos es ya el cuarto jugador con más partidos disputados (201) vistiendo la camiseta de Curicó Unido en el profesionalismo.

Triunfazo curicano en el sur como antecesor de otras grandes actuaciones que permitirían soltar la amargura que se tenía hasta ese momento, tales como un 3-1 al puntero San Marcos en Arica o aquel 1-0 vs. San Luis en la última fecha que mantendría a Curicó en la serie de plata del fútbol chileno.

Comparte