Eduardo «Tata» Cortázar y el ascenso de 2005: «El recuerdo está muy presente»

Eduardo «Tata» Cortázar y el ascenso de 2005: «El recuerdo está muy presente»

Mucho cariño y respeto hay en Eduardo Cortázar por la familia albirroja. El técnico campeón con Curicó Unido en Tercera División, en contacto con CURICOALBIRROJO.CL, recordó lo sucedido hace exactamente 15 años, cuando el Albirró goleó a Iberia en La Granja y regresó al lugar desde donde jamás debió haber descendido: la Primera B.

«Ese recuerdo está muy presente. Nosotros nunca estuvimos punteros del campeonato, entonces siempre con mi plantel y los dirigentes íbamos tranquilos, paso a paso, porque teníamos que atropellar en la recta final«, señaló el «Tata», a propósito de lo que significa este ascenso a la B en lo personal y cómo abordó el período en el que fue técnico.

«Yo vivía en una pensión con 12 jugadores. Compartía las 24 horas con ellos. Teníamos una comunión entre Julio Ode, Luis Silva, Raúl Narváez, y Mario Muñoz (dirigentes de esa época), entonces teníamos un camarín y grupo muy cohesionado, medios muy cerquita del plantel, y una hinchada que acompañaba», agregó Cortázar, quien admite que aquella fue una de las mejores dirigencias con las que le tocó trabajar.

«El título fue de todos. El apoyo fue inmenso, en el día a día siempre estaban. Hubo un compromiso de todos, y en la última fecha atropellamos nosotros. No teníamos los medios que el club tiene hoy en día, pero con el esfuerzo y el espíritu del equipo lo sacamos adelante. Nunca se me va a olvidar esto». dijo.

LAS ANÉCDOTAS DEL CAMPEÓN

A la hora de recordar, el Profe señala que sucedieron muchas cosas en el camino que hicieron más sabroso el objetivo logrado. «Hay historias muy lindas. Cuando yo jugaba de local y el próximo rival estaba en Los Ángeles, los jugadores no citados en ese partido iban a ver cómo jugaba ese rival, para así el martes decirnos todo. Visualizábamos ese rival», recuerda entre risas.

Otro de los hechos significativos que rememora es cómo la esposa del otrora directivo, Luis Silva, acompañaba a los jugadores a consultorios cuando ellos no se sentían bien y necesitaban atención médica, pues la institución no tenía los medios para pagar profesionales por aquello. «La señora de Luis Silva acompañaba a los jugadores enfermos, no teníamos a un kinesiólogo. Ella los acompañaba a los CESFAM».

SU CARIÑO POR LA INSTITUCIÓN

Si bien el ex jugador y entrenador de clubes como Deportes Temuco o Deportes Colchagua, entre otros, está radicado en la capital de la región de La Araucanía, sigue pendiente de la actualidad del club y admite tener un sentimiento inmenso por sus colores y su gente. «Sigo amando el club. Después de todo lo que pasó, me jugué esa opción de saber que había que ser campeón. Con esa mentalidad me fui a vivir con los jugadores, con ese compromiso. Empecé a conocer a los medios de comunicación y veía a una maravillosa hinchada».

Añade que se siente feliz por la ubicación de la Albirroja en el torneo 2020 y por personas que en 2005 estaban junto a él, y que hoy por hoy trabajan en el equipo. «Yo vivo pendiente del club. Estoy impregnado de los colores. Orgulloso de Damián por estar en el cuerpo técnico de Palermo, quien fue un tremendo jugador con Abbondanzieri; espero que les vaya muy bien. Damián es un jugador nuestro, de ese equipo, y que ahora esté en el cuerpo técnico, qué cosa más linda. Que el utilero nuestro esté en la lavandería, no hay que olvidarse de cómo partimos. De que entrenábamos en cancha de tierra, en minibus para todos lados esperando que el presidente nos consiguiera una cancha».

¿Y la hinchada, Profe, cómo la recuerda? «Estoy agradecido por el cariño de la hinchada del club. Marginales, por ejemplo, me entregaron un regalo muy lindo que tengo en casa por lo que habíamos logrado. Pero fue en conjunto, y personalmente me siento parte del club».

Finalmente, a la hora de referirse a cómo ve a Curicó Unido en la actualidad, Cortázar manifiesta que hay que trabajar tranquilos y sin volverse ‘locos’ pensando en los sueños, ya que todo debe resolverse de a poco. «Hay que ir con calma, paso a paso, y con los pies en la Tierra. No hay que perder el punto, no hay que soñar, porque el que sueña se puede caer muy pronto. Este club tiene un complejo maravilloso, es un club ejemplar. Hay que tener cautela, darle seguridad a la institución, y no ponerse hincha. Que los resultados vayan de la mano con la realidad del club».

Comparte