Carlos Suárez: «Volvería a Curicó a ojos cerrados»

Viviendo la cuarentena en Venezuela se encuentra el exjugador de Curicó Unido, Carlos Suárez. Desde su país natal, el centrocampista respondió el llamado de Curicó Albirrojo repasando lo que fue su experiencia vistiendo la banda sangre.

El «Mono» llegó a tierras curicanas en 2018 siendo dirigido por Jaime Vera y de quien le sorprendió su salida, «no me la esparaba» confesó el venezolano refiriéndose al cambio de planes de «Pillo». Tras la salida del entrenador, Dalcio Giovagnoli y Hugo Vilches lideraron el trabajo de Suárez quien aclaró que no existe favoritismo por alguno. «Me quedo con los tres. Vera me llevó y lideró la pretemporada, lamentablemente partió. Llega Giovagnoli con quien juego todos los partidos y de Vilches destaco el trato, me traigo un poco de cada uno», repasó el mediocampista.

Más allá de destacar a cada técnico, Suárez tuvo palabras para lo que fue su primera experiencia en Chile, recordando que fue un trabajo duro para ganar el puesto sobretodo si se trata de extranjeros, además de ello, admitió que en su opinión, tuvo responsabilidad en su salida del club. «Un jugador se saca y llama a las convocatorias. El primer semestre cuando llegó Giovagnoli fue espectacular, luego presenté una baja en el rendimiento y creo que eso afectó a mi continuidad, si presentaba un nivel más alto, hubiese tenido más argumentos para quedarme».

Dado toda su buena experiencia que saca en limpio, el «Mono» se sinceró y en palabras simples aseguró que en caso que exista en un escenario hipotético algún acercamiento con el club, «me voy con los ojos cerrados si me llaman».

El rol de los compañeros

Uno de los aspectos que hizo referencia el zaguero fue de las lecciones que sacó en Curicó Unido. Además de tener buenas palabras a los entrenadores también la tuvo hacia sus compañeros. «Aprendí mucho al compartir con jugadores de calidad como Carlos Espinosa y Martín Cortés, viéndolos día a día. En el fútbol se aprende a diario y me traigo eso de ellos. En Venezuela se corre y quita pelotas, en cambio en Chile hay que jugar con más inteligencia, cosa que mejoré gracias a la experiencia de ellos y de Gabriel Vargas que me tendieron la mano más importante que he tenido».

El gol del recuerdo

Como dice el dicho «goles son amores» y de eso Carlos sabe. Entre el más querido destaca aquella anotación que dio el triunfo por la cuenta mínima de los torteros frente a Colo Colo. «Dos días hablamos con Ever y concluimos que si me daba una asistencia en diagonal no estaría fuera de juego. Al momento de hacer la jugada en cancha vi que Ever me hará la diagonal. El portero duda y le metí el pase, en un primer minuto incluso pensé que era offside», cerró el venezolano.

Comparte