Camila Vergara: años defendiendo con orgullo la camiseta de Curicó Unido

(Foto archivo: Ignacio Barría Rojas)

Al hablar de referentes en el fútbol femenino de Curicó Unido hay que hablar de Camila Vergara. La joven mediocampista lleva años defendiendo el manto sagrado, y a la fecha es una de las jugadoras com más partidos jugados vistiendo la Albirroja en las diferentes categorías, siendo incluso campeona del Torneo Nacional sub 17 del año 2013, el máximo logro conseguido por la rama en sus años de historia. La «Rusia» -como le apodan sus compañeras y cercanas- accedió a charlar con Curicó Albirrojo vía Instagram Live, y repasó diferentes etapas de su carrera.

Uno de los hechos que Vergara destacó fueron los cambios por los que ha tenido que pasar el fútbol femenino desde que ella llegó hasta la actualidad. Por ejemplo, la rama no siempre ha tenido disponible el Complejo Raúl Narváez Gómez para trabajar en él, por lo que anteriormente debían reunirse en recintos como la cancha Sol de Septiembre, la del sector Santa Fe, o incluso en la Guaiquillo, en el sur de la ciudad. «Nos tocó entrenar en la cancha Santa Fe o en el mismo parque, donde había maicillo y estábamos expuestas a lesiones, pero siempre entrenábamos», resaltó.

«De Santa Fe nos fuimos a Guaiquillo, donde al menos había pasto. No teníamos camarines y nos vestíamos afuera, en la interperie. Donde pudiéramos vestirnos», recuerda la ‘Cami’, a propósito de las condiciones que tenía la cancha ubicada a pocos metros del río del mismo nombre.

«La primera ropa de entrenamiento era de las antiguas, de las que iban sobrando de los hombres. Uno se probaba esa ropa y le quedaba dos tallas más grandes».

CAMILA VERGARA Y LAS CARACTERÍSTICAS DE LA ANTIGUA INDUMENTARIA DEL FÚTBOL FEMENINO.

A la hora de hablar sobre la indumentaria dispuesta por la institución para las chicas, la jugadora admite que en muchas ocasiones debieron utilizar camisetas de 1 o 2 tallas más de las que ellas deberían usar, producto de que eran poleras o shorts utilizados en temporadas anteriores por los planteles profesionales masculinos. «La primera ropa de entrenamiento era de las antiguas, de las que iban sobrando de los hombres. Uno se probaba esa ropa y le quedaba dos tallas más grandes».

Ante la pregunta de cuánto ha cambiado esa situación, entre risas Camila admite que ha mejorado. «Ahora entrenamos en el complejo. Nuestra ropa, con nuestra talla, un cambio de 1 a 100 el que hemos tenido. La indumentaria de antes parecía vestido, jeje».

(Foto archivo: Ignacio Barría Rojas)

Sus recuerdos de la campaña de 2013

En diciembre de 2013, Curicó Unido sub 17 coronó una enorme campaña luego de llegar a la final del Torneo de Clausura de la ANFP y vencer a la mismísima Universidad de Chile, en partidos de ida y vuelta. En el primer duelo, disputado en el Estadio La Granja, ganó 2 – 0 ante cerca de 300 personas gracias a goles de Javiera Grez -hoy jugadora de Colo Colo- y la propia Camila Vergara. Días después, en el Centro Deportivo Azul, tras caer en los 90′ se conocería al equipo campeón luego de una tanda de lanzamientos penales. Ahí, el sólido equipo dirigido por Damián Muñoz se impondría y alcanzaría el máximo logro de la rama femenina a la fecha.

En ese plantel, la ‘Rusia’ era titular en variados partidos previo a la hazaña. De hecho, admite que el haber entrenado en canchas como la de baby fútbol anexa al velódromo del Estadio La Granja les motivaba a trabajar aún más para llegar lo más lejos en cada cotejo. «Entrenábamos baby, a jugar el fin de semana en una cancha de fútbol, tratábamos de hacer lo mejor posible. Eso trajo frutos, cuando uno se esfuerza en conseguir algo, se dá. Por eso la alegría cuando fuimos campeonas, y esto fue algo que nos llenó el alma».

La jugadora agrega que no fue fácil conseguirlo porque en el inicio hubo mucha adversidad que tuvieron que superar. «Al principio, cuando llegué, la adulta no perdía tanto. Pero cuando se empezó la 17, para todas era muy frustrante perder todos los partidos. No se daban los resultados, y a uno le daban ganas de ‘tirar la toalla’. Pero de ahí empezamos a empatar y ganar, entonces con más ganas íbamos a entrenar. Eso le daba un golpe anímico al plantel, al directorio».

Por otro lado, la guerrera curicana añade que el llegar a instancias finales permitió que mucha gente se sumara a apoyarlas. En los partidos finales, incluso, medios de comunicación se acercaran e incluso la señal online de una radio local transmitió un partido. Directivos que pocas veces llegaban a sus partidos les manifestaron su apoyo y les ayudaron a conseguir la copa. «En ese proceso recibimos el apoyo de mucha gente. Estuvo el presidente, el coordinador, varios utileros, mucha gente que nos fue a ver».

(Foto archivo: Ignacio Barría Rojas)

«Tras mi gol, como estábamos en La Granja y con tanto público, no sabía cómo celebrar el gol. En vez de correr a la galería que tenía gente, corría al otro lado. Quería ir a la banca a abrazar a mis compañeras, y no me dio el tiempo. De convertir un gol con toda esa gente, es una emoción que te llena», recalca al rememorar la gran cantidad de público que llegó hasta las tribunas Pacífico y Numerada del Bicentenario para presenciar el juego definitorio frente a las azules.

«Segundo tiempo estuvo muy apretado. Nosotras bien paradas en la cancha para que no nos marcaran goles y pudiéramos ganar. El Profe (Damián Muñoz) siempre nos tuvo fe. Un 7, de que íbamos a ganar. Todo eso te da energía, teníamos un grupo súper unido», finaliza.

Javiera Grez y Camila Vergara celebran gol de Camila marcado en la final del Torneo 2013 ante la U. de Chile.
(Foto archivo: Fútbol Pasión Femenina)

Puedes revisar la conversación completa a continuación.

Comparte