Antonia Leyton y sus recuerdos del 2013: «Fue una campaña redonda en todo sentido»

Antonia Leyton es una de las jugadoras con más años vistiendo la camiseta de Curicó Unido. La «Chupete» es goleadora, referente, y tiene el orgullo de haber sido parte del plantel campeón del fútbol chileno sub 17 con el Albirró en 2013, cuando en una infartante llave de ida y vuelta se quedaron con el título tras haber vencido como visitantes a Universidad de Chile.

Al respecto, en conversación con el Instagram Live de Curicó Albirrojo, la 9 de la Banda Diagonal rememoró lo que fue esa histórica campaña, la más importante y gloriosa a la fecha del fútbol femenino curicano. «Fue una campaña redonda en todo sentido. Crecimos como personas, como equipo, futbolísticamente. Fue un año maravilloso. Una hazaña que nunca vamos a olvidar».

Leyton admitió que lo logrado en diciembre de ese año se dio gracias a diferentes factores. Y una de las motivaciones extras fue la poca fe que les tenían como equipo por ser «de Provincia», pertenecientes a una institución con poco éxito en todo sentido, y por la poca experiencia de muchas de sus guerreras. «Nadie daba un peso por nosotros. Logramos algo que marcó la historia de Curicó», añadió.

Las pésimas condiciones con las que contaban en la temporada 2013 para trabajar fue otro factor que las motivó a crecer como equipo e ir en busca de ganarlo todo. Prácticas en lugares no óptimos para el desarrollo de buenas sesiones de entrenamientos, estando expuestas a constantes lesiones, les dieron fuerza para seguir adelante, según indica. «Nos costó harto. Entrenábamos en canchas malísimas, en el maicillo del Parque Santa fe. Allí hicimos pretemporada, con balones descascarados completos, al frío, pero siempre ahí con las ganas y el objetivo muy claro. Gracias a eso se logró estar entre las mejores de Chile».

Respecto a la final de la postemporada, en la que se midieron ante la siempre poderosa Universidad de Chile en partidos de ida y vuelta, la jugadora de Curicó Unido se refirió a cómo se desarrollaron estos encuentros. «Tras la final, solo una jugadora de la ‘U’ se quedó a recibir su medalla. Muchas de sus jugadoras decían que el partido había sido robado. Pero nosotras estábamos tan felices por lo logrado, que lo demás nos daba igual».

Sobre la definición a penales en el Centro Deportivo Azul de La Cisterna -donde un puñado de familiares, amigos, e hinchas curicanos las acompañaron-, Antonia añadió que todas tenían su fe puesta en la portera Ivana González. «Las chiquillas confiaban mucho en Ivana. Iban decididas a confiar en su arquera. El Profe nos hizo practicar penales, y en los entrenamientos todas las que no tenían confianza, los hicieron. La ‘Naty’ (Rodríguez) fue una de ellas, que es a la larga la que nos dio la copa».

«En la final fue super importante que hubiera tanta gente. Incluso Marginales fue, cantando y tocando el bombo todo el rato, y eso fue una fuerza para que las chiquillas se motivaran y ganaran el partido», finalizó.

Comparte